A menudo se dice que para eliminar el estrés, necesitas mantener vivo tu niño interior. Existe una persona que se tomo muy enserio este consejo y lo mantiene en su vida durante todo el día, todos los días… Suena un poco raro, pero eso es exactamente lo que hace Stanley Thornton con 31 años de edad. Él vive una vida doble – como un adulto fuera de la casa y un bebé dentro. Algunos lo ven como una condición psicológica, y otros lo llaman un fetiche, pero Thornton dice que es sólo su método para desvanecer la tensión.

Un día típico de Thornton es algo como esto: todas las noches se va a dormir en su cuna gigante, vestido con un pijama, con móviles de colores que cuelgan del techo. Por la mañana, su mamá lo despierta y lo alimenta con un biberón o una cuchara. Él entonces se transforma y viste ropa de adulto, para salir al exterior. Pero cuando regresa a casa por la noche viste su ropa de bebé otra vez. Tiene incluso su hora de juegos donde se ocupa con Legos y muñecos de peluche. Thornton tenía 13 años cuando fue abusado y comenzó a mojar la cama por la noche, por esto él comenzó a usar pañales. A continuación, poco a poco comenzó a darse cuenta de que le gustaba y que quería todas las comodidades de la infancia. A los 20 años, empezó a usar a diario pañales. Lo más extraño es que la mujer que cuida de él no es realmente su madre. Sandra Díaz es compañera de piso de Thornton, y voluntariamente se preocupa por él como una madre con su hijo. “Lo quiero como mi sobrino favorito”, dice ella. “Él es como un miembro de mi familia que perdió a su madre, y yo soy como la tía, que interviene y le dice, estoy aquí para ti”.
Thornton usualmente trabajaba como guardia de seguridad, pero consecuencia de un accidente, ahora recibe beneficios de incapacidad por una enfermedad de corazón. Al parecer, él no es el único al que le gusta vivir una vida del bebé. Thornton insiste en señalar que con esto no tiene ningún interés sexual, sólo la comodidad de vivir como un bebé. “Me gusta ser tratado como un bebé, sólo para obtener el amor, afecto y seguridad con el que se cuida a cualquier bebe de uno o dos años de edad.” Stanley dice que él sabe que está demasiado viejo y que tiene mucho tamaño para estos juegos infantiles, pero desde que él era un adolescente así ha encontrado consuelo en su obsesión particular.

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este