El Gran Terremoto de Tangshan, China, 1976

Con base en el número de muertos, el Gran Terremoto de Tangshan es el terremoto más grande del siglo 20. El 28 de julio de 1976, el terremoto devastó la ciudad industrial de Tangshan en la provincia de Hebei, matando a unas 255.000 personas e hiriendo a 164 mil. El terremoto golpeó temprano en la mañana y se prolongó durante diez segundos, su magnitud se estima entre 7,8 a 8,2. Le siguió dieciséis horas después por una réplica de magnitud 7,8, que aumentó significativamente el número de muertos. Las líneas ferroviarias, carreteras y edificios fueron destruidos por completo, pero el gobierno chino negó la entrada de ayuda extranjera al país.

La explosión volcánica del Monte Tambora, Indonesia, 1815

La erupción volcánica del Monte Tambora en la isla de Sumbawa, Indonesia, fue la explosión más poderosa en la historia, siendo 52.000 veces más potente que la bomba de Hiroshima de la 2 ª Guerra Mundial. La erupción se produjo a partir del 6 abril hasta el 11 abril de 1815, y fue calificado como un número de siete en el índice de explosividad volcánica. Más de 92,00 personas murieron y todos los cultivos de la isla fueron incinerados, los árboles cayeron y las cenizas arrastradas al mar, a la deriva hasta llegar a la India. Las cenizas más finas se mantuvieron en la atmósfera durante tres años, provocando espectaculares puestas de sol en todo el planeta, y dejando caer las temperaturas en todo el mundo, resultando en el llamado “año sin verano” en América y Europa.

Terremoto de Aleppo, Siria, 1138

Un terremoto sacudió la región de Alepo, al norte de Siria, el 14 de octubre de 1138, y es considerado uno de los terremotos más devastadores de la historia de la humanidad. La ciudad de Aleppo se encuentra a lo largo del Mar Muerto, sobre una falla geológica, en el límite que separa las placas árabes y africanas, por lo que la actividad sísmica era previsible, sin embargo, menos previsible fue el terremoto de magnitud 8,5 en la escala de Richter que provocó la muerte de unas 230.000 personas.

Las grandes inundaciones en China, 1887 y 1931

El que podría llamarse el desastre natural más devastador en la historia ocurrió en China en 1887 y nuevamente en 1931, cuando el río Amarillo (Huang He) se inundó. Rodeado por terreno llano, el río es propenso a inundaciones, a pesar de los diques colocados por los agricultores para controlar los niveles de agua, sin embargo, en 1887 y 1931, la inundación alcanzó proporciones inimaginables, acabando con la tierra y matando a millones de personas. En 1887, las fuertes lluvias y el aumento del fondo del mar rompieron los diques, extendiéndose el agua por todo el norte de China, cubriendo aproximadamente 50.000 millas cuadradas. La inundación mató entre 900.000 y 2.000.000 de personas, y dejó a 2 millones de personas sin hogar.

La inundación de 1887 fue seguida más tarde por una peor inundación en el invierno, primavera y verano de 1931. Debido a las fuertes nevadas, los tres grandes ríos desembocaron en la zona norte de China inundándola una vez más, esta vez matando a 3,7 a 4 millones de personas por ahogamiento y hambre, y dejando a miles de personas más sin hogar.

El ciclón Bhola, Bangladesh, 1970

El 8 de noviembre de 1970, una tormenta se formó en el Golfo de Bengala, avanzando sobre el océano antes de viajar al norte, hacia la tierra. El ciclón de categoría 3 tenía velocidades de viento de hasta 172 millas por hora, arrasando la región costera, acabando con los cultivos y matando a 500.000 personas (durante la tormenta y la consiguiente hambruna). El 85% de los hogares fueron destruidos y el ciclón fue un catalizador que llevó a la formación de Bangladesh, el pequeño país costero que se separó de Pakistán Oriental después de la guerra civil.

El terremoto de Valdivia, Chile, 1960

El terremoto más fuerte jamás registrado, con un masivo 9,5 grados de magnitud, sacudió cerca de Valdivia, Chile el 22 de mayo de 1960. El número de muertos, sin embargo, se mantuvo relativamente bajo a pesar de la fuerza del terremoto, con aproximadamente 6.000 personas muertas. Esto fue en parte gracias a la preparación de Chile para los terremotos potenciales, no obstante, el terremoto dejó gran destrucción a su paso, arrasando con el 40 por ciento de las casas por completo, y destrozando un volcán cercano, haciendo que entrara en erupción.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este