Corea del Sur ha incautado miles de cápsulas de drogas de contrabando rellenas con carne en polvo de bebés muertos, que algunas personas creen que pueden curar la enfermedad.
Las cápsulas fueron hechas en el noreste de China, a partir de bebés muertos, cuyos cadáveres fueron picados en trozos pequeños y secados en hornos antes de ser convertida en polvo, según informó el Servicio de Aduanas de Corea.
Los funcionarios se negaron a decir de dónde procedían los bebés muertos o quien hizo las cápsulas, citando posible fricción diplomática con Pekín. El año pasado, las autoridades chinas ordenaron una investigación sobre la producción de medicamentos elaborados a partir de fetos muertos o de recién nacidos.

El servicio de aduanas dijo haber descubierto desde agosto, 35 intentos de contrabando, para un total de aproximadamente 17.450 cápsulas.
Los contrabandistas dijeron a los funcionarios de aduanas que creían que las cápsulas eran refuerzos vitamínicos y que eran ignorantes de los ingredientes y del proceso de fabricación.
Las cápsulas fueron llevadas en el equipaje o enviadas por correo internacional. Fueron confiscadas todas las cápsulas, pero nadie fue castigado debido a que la cantidad se consideró pequeña y que no estaban destinadas a la venta, dijo el funcionario.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este