Una investigación reciente afirma que las personas está mejor consigo mismo, y con las personas a su alrededor, cuando están pensando en su propia mortalidad.
Woody Allen dijo una vez: “No es que tenga miedo a morir, simplemente no quiero estar allí cuando suceda.” A veces, tener conciencia de la mortalidad puede ser un poco atemorizante, o hacer que la vida parezca un poco triste, pero un nuevo estudio encuentra que cuando recordamos y estamos conscientes de nuestra mortalidad, puede ser realmente bueno para nosotros y para ser más amable con los demás.

Los autores del nuevo estudio revisaron investigaciones anteriores, que habían sido establecidas para determinar la forma en que la conciencia de la muerte puede influir en los comportamientos de las personas, hacia los demás y en sí mismos. El autor principal, Kenneth Vail y su equipo, discuten algunos de los hallazgos dignos de mención, un estudio, por ejemplo, encontró que las personas son en realidad más propensas a ayudar a los demás cuando se encuentran en las inmediaciones de un cementerio.
Cuando los investigadores hablaban con los transeúntes desprevenidos sobre el valor de ayudar a los demás, los transeúntes eran más propensos a ayudar a las personas que habían abandonado un bloc de notas cuando se encontraban cerca de un cementerio, en comparación con personas que no habían sido “preparados” de la misma manera.
Otros estudios han encontrado que las personas son más propensas a involucrarse en comportamientos pro-ambientales, cuando se les recuerda sobre la realidad de la muerte. Y la conciencia de la mortalidad también puede hacer que la gente participe en comportamientos más saludables para ellos mismos. Cuando se les recuerda sobre la muerte, las personas son más propensas a usar protector solar, fumar menos, hacer más ejercicio y realizar el autoexamen de mamas.
Muchas investigaciones se han centrado en entender cómo nuestra conciencia de la muerte puede promover comportamientos negativos o destructivos. Por ejemplo, una escuela del pensamiento sugiere que nos involucramos en ciertos comportamientos, o mantenemos ciertas creencias, para hacer frente a los sentimientos desagradables de la mortalidad. Los autores de este estudio sugieren que podría ser más beneficioso entender cómo las motivaciones provocadas por tomar conciencia de la muerte pueden mejorar realmente la vida de las personas. Los autores concluyen sugiriendo que la “danza con la muerte puede ser un paso delicado pero potencialmente elegante hacia la buena vida.”
Vail se encuentra en la Universidad de Missouri y publicó el estudio en Personality and Social Psychology Review.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este