El propietario de este auto corrió con mala suerte: Su receptor GPS se calentó exhaustivamente por el sol, explotando la batería.
Este fue el resultado de dejar el GPS expuesto al sol:

Un completo desastre y bastante peligroso, afortunadamente no había nadie en el interior del vehículo
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este