A menudo vemos a un montón de gente que les encanta hablar de sí mismos, pero ahora los científicos están investigando por qué nos gusta presumir y resulta que en realidad no es culpa nuestra: hablar de uno mismo proporciona la misma sensación de satisfacción como la comida, el dinero, o el sexo.
La investigación se llevó a cabo en la Universidad de Harvard y fue publicada en Proceedings of the National Academy of Science. En la misma fueron utilizados escáner de cerebro computarizados para identificar qué partes del cerebro se asocian al hablar de nosotros mismos.

Para ello, los investigadores les ofrecieron dinero a los participantes si optaban por responder a las preguntas acerca de otras personas, como el presidente Obama, más que sobre sí mismos. Las preguntas iban desde lo banal, por ejemplo, si les gustaban los champiñones en una pizza, a lo personal, en relación a cualidades como la inteligencia, la curiosidad o la agresión.
A pesar del incentivo financiero, la gente prefería hablar de sí mismos y renunciar a las ganancias. No sólo eso, sino que las resonancias magnéticas confirmaron que cuando se optaba por hablar de sí mismos, la dopamina en el sistema meso-límbico del cerebro se activaba, que es la misma zona que responde a la recompensa y la satisfacción por los alimentos, el dinero o el sexo.
Todo esto explica con bastante claridad por qué la gente le encanta hablar de sí mismos en Facebook y Twitter. De hecho, Diana Tamir, uno de los investigadores, explica:
“La auto-revelación es un comportamiento que hacemos todo el tiempo, día tras día: Cuando hablas con la gente, a menudo hablan de sí mismos. En Twitter y Facebook la gente escribe la mayoría de las veces sobre lo que están pensando y sintiendo en este momento. Esta es una pieza de evidencia acerca de por qué podríamos estar haciendo eso”.
Así que por mucho que usted puede desear que se detengan, sabemos que simplemente no va a suceder, nuestros cerebros están conectados de esa manera.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este