En lo que podría ser una escena de la película Inception, un dúo de desarrolladores de Brooklyn, Nueva York, han construido una máscara para dormir que permite a las personas “controlar” sus sueños.

Si bien puede parecer como una máscara para dormir estándar, Remee ha sido catalogado como un REM especial (Rapid Eye Movement), un dispositivo que supuestamente ayuda al durmiente controlar el sueño, haciendo que el cerebro sea consciente de lo que está soñando.
El objetivo del producto es permitir a las personas tener el sueño de su elección, ya sea conducir un coche de carreras o tener un almuerzo con Abraham Lincoln.

El invento futurista es una idea original de Duncan Frazier y Steve McGuigan, ambos de 30 años, quienes han comenzado una compañía llamada Bitbanger Labs.
Los dos amigos pusieron su proyecto en el sitio web de recaudación de fondos, Kickstarter, con el objetivo de recaudar $ 35.000. En esta semana, más de 6.550 personas han aportado $ 572.891 para financiar Remee.

El interior de la máscara para dormir dispone de seis luces LED de color rojo, que son muy tenues para despertar al durmiente, pero lo suficientemente visible para que el cerebro las registre. Las luces pueden ser programadas para producir una secuencia diseñada por el usuario.
Las etapas del sueño se dividen en dos categorías principales: la no-REM y REM. Las personas van y vienen entre estas etapas a lo largo de la noche, en las etapas REM es donde se producen la mayoría de los sueños, con una duración más larga hacia la mañana.
Remee al parecer reconoce las etapas REM y “entra” al sueño a través de las luces intermitentes. El dispositivo esperará de cuatro a cinco horas para que el durmiente entre en las fases REM más largas, antes de que las luces rojas se enciendan.
La idea es simple: usted está jugando una ronda perfecta de golf en un sueño, y ve un patrón de luces rojas en la distancia. Debido a que el patrón está en una secuencia particular, sería una señal para advertirle de que usted está soñando.
Una vez que te das cuenta que estás en un sueño, puedes entonces decidir lo que pasa después, ya se trate de un viaje rápido a la Antártida o de viaje en el tiempo.

En lugar de gravar la máscara con botones y controles, sus inventores crearon un sitio web llamado sleepwithremee.com donde los usuarios pueden ajustar las configuraciones, tales como cuándo comenzar la secuencia de luces y el momento de repetirlo. La intensidad de las luces también se puede cambiar.
En cuanto a la seguridad del usuario y los posibles riesgos de salud, el Sr. McGuigan, dijo en una entrevista telefónica con Mail Online, que no ha recibido ningún reporte de problemas asociados con la máscara. Asimismo, añadió que las luces LED no son conocidas por causar convulsiones.
McGuigan, dijo que utiliza Remee varias veces a la semana, pero admitió que alcanzar un estado de lucidez puede ser “difícil” y no sucede todo el tiempo.
Los dos inventores comenzaron a trabajar en la máscara el pasado febrero, después de leer los estudios de los sueños lúcidos que fueron realizados en la Universidad de Stanford, en la década de 1980.

Fue también cuando los primeros modelos de las “máquinas de los sueños” fueron creados, sin embargo, comentaron que los primeros dispositivos eran voluminosos y caros, alcanzando algunos el precio de $ 1.000.
Frazier y McGuigan construyeron el primer prototipo de Remee en su casa antes de enviar el diseño a un fabricante. Ahora, la máscara para dormir Remee es ligera y funciona con pequeñas pilas de 3V, que duran varios meses, dado que el dispositivo utiliza la energía sólo cuando las luces están parpadeando.

Con la financiación para el proyecto obtenido en Kickstarter, ahora las personas pueden pre-ordenarlas máscaras. Están disponibles en cinco colores y tienen un precio de $95 cada uno.

McGuigan se graduó en la Universidad de Lock Haven con una licenciatura en informática. Frazier estudió cine en la Universidad Estatal de Arizona, aunque McGuigan dice que sus habilidades técnicas sobresalen.

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este