La relación cercana entre los seres humanos y los perros ha ocultado la historia y origen de estos últimos de tal forma, que aún no es posible utilizar los datos genéticos para desentrañar los detalles de su domesticación, indicó un nuevo estudio.
Su historia ha sido complicada, al mezclarlos entre distintas razas, así como transportarlos alrededor del mundo.
“Hay una ironía central aquí, debido a que los amamos tanto, hemos borrado por completo su historia primitiva, haciendo más difícil de entender sus orígenes” comentó el investigador Greger Larson, un biólogo evolutivo de la Universidad de Durham en el Reino Unido.
Los perros fueron el primer animal domesticado, sin embargo, muchas preguntas importantes acerca de su domesticación permanecen. Por ejemplo, aún no está claro cuántas veces fueron domesticados, en que parte del Viejo Mundo inició esto, y la cantidad de diferentes poblaciones de lobos han contribuido a la actual población mundial de perros.

Utilizando los datos genéticos extraídos de las razas modernas, aún no es posible mirar hacia más de 150 años atrás, más allá del momento en que los victorianos comenzaron a establecer las razas bien definidas que conocemos hoy en día, dijo Larson.
Para los últimos 15.000 años más o menos, la historia genética de los perros esta “sumamente borrosa“, dijo, explicando que mientras algunas crías selectivas fueron llevadas a cabo, ya que los perros fueron definidos por sus puestos de trabajo, los perros también se reproducen por sí mismos, además, los seres humanos los han transportados alrededor del mundo y algunas variedades incluso han desaparecido.
Sin embargo, algunas razas de perros modernas, como los Akita, los Galgos Afganos, los Shar Pei, los Basenji y los Salukis, parecen tener raíces genéticas más profundas, sin embargo, los análisis recientes indican que incluso estas “razas antiguas de perros” no se remontan a más de un par de miles de años y no están cerca de los primeros perros domesticados que son las razas más modernas.
El equipo analizó el material genético de 1.375 perros que representan 35 razas, incluyendo seis de las razas antiguas.
También trazaron en un mapa las ubicaciones de estas razas en relación a las evidencias arqueológicas de los antiguos perros domesticados, así como los rangos de los lobos. Encontraron que la mayoría de las razas “antiguas” no derivan de las regiones donde los restos arqueológicos más antiguos fueron encontrados, y tres de ellos procedían fuera de los rangos de los lobos, los antepasados de los perros salvajes.
De ello se desprende que la única razón de que estas razas “antiguas” de perros parezcan diferentes a otras razas modernas, es que de alguna manera evitaron la ronda más reciente de hibridación en el siglo 19, comentó.
Sin embargo, la avanzada tecnología de secuenciación genética y las técnicas para analizar las formas de los fósiles, así como la anatomía de los perros de la época, abre la posibilidad de responder a algunas de las preguntas que aún no han sido posibles de abordar, dijo.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este