Este joven ha estado plagado de una rara enfermedad que le dejó con una cabeza, pies y manos gigantes. Está buscando desesperadamente una cura para que pueda finalmente encontrar el amor.
Sain Mumtaz, de 22 años, se ha visto seriamente desfigurado por el Síndrome de Proteus, que causa que ciertas partes de su cuerpo sigan creciendo.
Él ha sido aceptado por la población local de su barrio en las afueras de Lahore, en Pakistán, pero la enfermedad le ha dejado con continuos problemas médicos y le resulta difícil moverse.

Se cree que Sain sufrió una variación única del síndrome de Proteus (que también afectó al “hombre elefante” Joseph Merrick) debido a la deformidad simétrica en la cara y el cráneo.
Desgarradoramente Sian creyó una vez que su terrible aflicción era una maldición concedida por un Dios vengativo, dejándolo apático y deprimido. Pero amigos y familiares han mantenido su espíritu alto y ahora está decidido a abrazar la vida.
Lo lugareños se refieren a él como su “amigo gigante” y están decididos a descubrir una cura para Sian, quien a su vez espera poderse reunir con la mujer de sus sueños.
Él comenta: “He sido así desde que nací. Mi cara, los brazos y las piernas todas difieren en tamaño y la gente asume que no soy como los demás seres humanos normales.”
“Pero estoy mentalmente capacitado y comprendo todo, vivo mi vida como lo hace todo el mundo, a pesar de que toda mi familia, incluyendo a mi madre, padre, hermanos y hermanas, nacieron sin esta condición.”
“La gente solía huir de mí, pero ahora me tratan con normalidad y se sientan a hablar conmigo cuando estoy fuera, me llaman su amigo. Un día espero ser curado y conocer a una mujer que me ame.”
Sain no ha visto a un médico desde que era un niño, cuando se le dijo que tenía el síndrome de Proteus y que nada se podía hacer para ayudarlo. Si Proteus es el diagnóstico correcto, puede que no haya nada que se pueda hacer para reducir el peso de sus enormes extremidades.
Pero su familia se aferra a la esperanza de que Sain esté sufriendo de algún otro trastorno de crecimiento excesivo, y si esto es cierto, entonces es muy posible que haya tratamientos que le puedan ayudar.
Su padre, Wazir Ali, dijo: “Queremos descubrir lo que está mal con él, y si hay algo que se podría hacer para mejorar su vida. Él tiene grandes esperanzas para su futuro, un día le gustaría dirigir una empresa de rickshaw (los coches de dos ruedas arrastrados por una persona) y encontrar una esposa.”
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este