Hay un hecho oculto bastante curioso en la primera temporada de Game of Thrones. Resulta que una de las muchas cabezas clavadas que decoraban una escena, pertenecía al ex presidente norteamericano George W. Bush.

Si mantienes los ojos bien abiertos, cuando el rey Joffrey lleva a Sansa Stark a contemplar la cabeza decapitada de su padre muerto, alrededor del minuto 12, te darás cuenta de una de las cabeza luce un poco familiar. Los creadores del show, David Benioff y D.B. Weiss, explicaron en los comentarios del DVD (Temporada 1, episodio 10) que la cabeza decapitada es en realidad George Bush.

“La ultima cabeza de la izquierda es George W. Bush. No fue una opción, no fue una declaración política. Nosotros tan sólo teníamos que utilizar todo lo que tuviésemos a nuestro alrededor”.
Incluimos el video de la escena, para que puedan tener una mejor visión. Sí, ese es él.
Un comunicado de HBO:
Estamos profundamente consternados al ver esto y lo encontramos inaceptable, irrespetuoso y de muy mal gusto. Le hemos dejado esto en claro a los productores ejecutivos de la serie quienes se disculparon de inmediato por este error involuntario. Sentimos que esto haya sucedido y será retirado de cualquier producción futura en DVD.
Y los productores, David Benioff y D.B. Weiss, también emitieron una declaración:
Lo que sucedió fue lo siguiente: utilizamos un gran cantidad de partes protésicas del cuerpo humano en el show: cabezas, brazos, etc. No podemos darnos el lujo de tener todos estos hechos desde el principio, especialmente en las escenas en las que tenemos que utilizar un montón de ellos, por lo que los alquilamos de forma masiva. Después de que la escena fue filmada, alguien señaló que una de las cabezas lucia como George W. Bush.
En los comentarios del DVD, hemos mencionado esta situación, a pesar de que no teníamos la necesidad de hacerlo. No queríamos faltar el respeto hacia el ex presidente y pedimos disculpas si algo que dijimos, o hicimos, haya sugerido lo contrario.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este