Si, actualmente existen leyes de tráfico en el espacio, pero a pesar de que hay aproximadamente 20.000 objetos artificiales que orbitan en la Tierra, están menos regulados que el tráfico vehicular de nuestras ciudades.

Los satélites por lo general están en una ruta fija, por lo que el control del tráfico viene previo al lanzamiento. La mayoría pueden moverse ligeramente para mantener la órbita, pero sólo unos pocos pueden maniobrar con poca antelación, para evitar una colisión. Los operadores de satélites deben asegurarse de saber dónde están los otros objetos espaciales, para que ninguno se acerque lo suficiente como para chocar.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones, una agencia de las Naciones Unidas, asigna slots para cada satélite, en una órbita geoestacionaria de 22.000 kilómetros sobre la Tierra. Los operadores deben estar de acuerdo en seguir las reglas de la UIT, dando información sobre la órbita, difusión de la frecuencia y el propósito de su satélite.
Los propietarios de los satélites también deben registrar un plan de “fin de vida”, para que al final de su vida útil le den un impulso y los dirijan a la zona conocida internacionalmente como “el cementerio de la órbita”.
Otros lanzamientos, como los de los transbordadores espaciales, no necesitan la aprobación de cualquier organismo internacional, pero a menudo necesitan de autorización nacional, como una licencia de la FAA.
La mayoría de las agencias espaciales reconocen el valor de permanecer fuera de la ruta de los otros objetos en órbita, por lo que registran el lanzamiento en la Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la cual mantiene un registro estimado del 93.5% de todos los objetos espaciales en funcionamiento, incluyendo cerca de 3.600 satélites activos.
El sistema actual por lo general funciona, el único choque se registró en el 2009, entre un satélite ruso y uno estadounidense.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este