Muchas personas tienen pies malolientes y una de las principales causas es la sudoración excesiva del pie, que proporciona un caldo de cultivo para bacterias y levaduras. Cuando los microorganismos se descomponen, crean un olor apestoso lo suficientemente potente como para limpiar una habitación.

La buena noticia es que la bromhidrosis (nombre científico del mal olor de pies) es común y muchas veces no se necesita mucho esfuerzo para remediarlo. Así que siga estos consejos para mantener los pies malolientes bajo control:

1.- Lave sus pies diariamente con un jabón antibacteriano. Haga espuma sobre todo el pie y asegúrese de limpiar entre los dedos.
2.- Seque completamente sus pies con una toalla en vez de dejarlos secar al aire.
3.- Use polvo para pies o spray neutralizador de olores, que están diseñados para mantener los pies secos. También puedes frotar un desodorante sin perfume directamente sobre los pies, de la misma manera que lo haría sobre las axilas. Eso sí, no utilice la misma barra desodorante para ambas actividades.
4.- Use calcetines limpios hechos con materiales naturales y transpirables como el algodón o la lana, que absorben la humedad.
5.- Ponga los zapatos en rotación para darles el tiempo necesario para ventilarse. Usar los mismos zapatos deportivos todos los días hace que atrapen la humedad y el olor, empeorando el mar olor de los pies.
6.- En lugar de zapatos, use sandalias al aire libre durante meses de clima cálido y no use zapatos en su casa. Si es invierno, trate de limitarse a utilizar calcetines calientes cuando este dentro de su casa.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este