El argentino Ever Banega no tiene suerte con los autos. El pasado 19 de febrero, el centrocampista del Valencia se fracturó la tibia y el peroné en una gasolinera al olvidarse de poner el freno de mano y su pie se quedó atrapado entre un bordillo y una rueda por su propio carro un Audi R8, fue intervenido al día siguiente, y ayer ardió su Ferrari.

Banega salió ileso del incidente, pero su Ferrari que había comprado por mas de $ 300.000$ y además estaba recien estrenando ardió por completo en las proximidades de la ciudad deportiva de Paterna, según confirmó el club valencianista.

Sobre las seis de la tarde, el deportivo se quemó en la última curva del camino que da acceso a la ciudad deportiva del Valencia. El fuego se propagó a los árboles y el matorral cercanos a la carretera. Según informó el gabinete de prensa del Valencia, el internacional argentino vio por el retrovisor de su coche que salía humo y alguna llama de la parte posterior del automóvil. Lo detuvo y abandonó el deportivo para dirigirse a las oficinas del club y avisar del incidente. El incendio, según explicaron las mismas fuentes, se produjo “espontáneamente” y sin que hubiese un accidente de por medio con el Ferrari.

Varias dotaciones de bomberos, así como de la Policía Nacional y Local de Paterna, acudieron al lugar del accidente para sofocar el incendio causado en la zona boscosa junto a la carretera y apagar los restos del vehículo. Además, la policía tomó declaración al futbolista.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este