La ilusión de la imagen híbrida es un truco óptico bastante simple. Se basa en el hecho de que las personas ven cosas diferentes en una imagen, en función de lo cerca que están a la misma. Esta ilusión permite a la gente para ver una foto de cerca, y otra distinta desde lejos.

Albert Einstein y Marilyn Monroe no se parecen en nada el uno del otro, pero hay una manera de que sus caras puedan juntarse en la misma imagen, con una cara que fluye hacia la otra. Lo único necesario para el flujo es un par de ojos humanos y la capacidad de moverse más cerca o lejos de la pantalla.

En esta ilusión óptica, la imagen debe contener líneas finas, pero oscuras, que tracen la línea de la imagen, en este caso, la cara de Einstein. Su rostro aparece en un fondo gris borroso. De cerca es fácil ver las líneas oscuras, pero no es tan fácil distinguirlas desde lejos. Para que la otra cara emerja, tan solo es necesario levantarse y alejarse de la pantalla (o reducir el tamaño de la imagen).

A medida que nos alejamos de la imagen, las manchas borrosas empiezan a mostrar una forma real, mientras tanto, las finas líneas negras ya no son tan fáciles de ver. A medida que los ojos se vuelven incapaces de ver los detalles, pero más capaces de definir los tonos cambiantes de la imagen más grande, la cara de Marilyn Monroe se nos revela en la pantalla.
Como podemos observar, esta es una ilusión óptica bastante sencilla, pero efectiva.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este