Este gadget está fabricado por la Iglesia Católica en 1880 para hacer frente a la masturbación en la adolescencia, que se consideraba un pecado grave en aquellos años.

Los chicos que se masturbaban eran culpables de “el pecado mortal de la masturbación.” Que ignorancia.
No quiero imaginarme en esa época el montón de problemas que trajo este aparatico, desde infecciones o heridas y problemas en la piel, hasta el trauma psicológico de llevar eso en tus partes intimas… además de todo, quien evita una erección espontanea y con eso en los testículos el maltrato que se harían los jóvenes.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este