En Londres hay una antigua iglesia de St. Pancras, en la cual se encuentra un árbol único. En algún momento, cerca de la iglesia existía un gran cementerio, que debido a la construcción de un ferrocarril se vieron obligados a eliminar. Fue entonces cuando surgió la pregunta: qué hacer con las tumbas. Para resolver el problema al joven Thomas Hardy, quien más tarde se hizo famoso como escritor, se le ocurrió una idea.

Él sólo decidió volver a enterrar a los muertos en otro cementerio, pero el hecho de mover las lápidas de lugar acarreaba grandes gastos y la iglesia no contaba con esa suma de dinero. Hardy que para ese entonces era un niño trasladó todas las lápidas a un lugar cercano, junto a un árbol, para así poder hacer los movimientos de tierra. Ahora este lugar es un punto de referencia local, y el árbol es un monumento a Thomas Hardy.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este