Esta criatura tiene un aspecto extremadamente rara, se trata del Atretochoana eiselti y fue descubierta recientemente en Brasil, es una especie de anfibio gimnofión de la familia Caeciliidae. Se sabe de sólo dos muestras conservadas.

Las Caeciliidae son anfibios sin miembros parecidos a un gusano o culebra y con los ojos muy poco desarrollados. Aparte de la falta de ojos, la Atretochoana tampoco tiene pulmones y respira a través de la piel.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este