En las carreras de coches el auto Austin-Healey es el actor clave en la mayor tragedia de la historia de la competición automovilística debido a lo que ocurrió en 1955 durante las famosas carreras de la clase 24 Horas de Le Mans.

Esta tragedia ocurrió en 1955 en el hipódromo, cerca de la ciudad francesa de Le Mans. Durante las famosas carreras de 24 Horas de Le Mans. Un choque entre dos automóviles que competían y mataron a 84 personas. El británico corredor Lance Noel Macklin, quien conducía un automóvil Austin-Healey 100 S, sobrevivió a uno de los incidentes más sangrientos en el mundo de los deportes.
Lance hizo una maniobra defensiva para evitar golpear a Mike Hawthorn, pero impacto al piloto francés Pierre Levegh quien murió mientras conducía un 300SLR Mercedes. Este coche fue golpeado de frente y voló directamente hacia las gradas donde explotó. Las piezas de autos volaban por todas partes cayendo entre la gente.
Un conductor muerto y 83 más espectadores, además de cerca de 120 personas que recibieron heridas de diversa gravedad.

En la foto Austin-Healey – Año 1955: poco antes del accidente automovilístico, que trajo como consecuencia un cambio fundamental en la seguridad de estos concursos.
Después de que el coche fue reparado y vendido a un particular paso sus últimos 42 años, almacenado en un garaje Inglés de un aficionado en el norte de Inglaterra. Curiosamente, en 1969, el actual propietario compró la rareza por sólo 155 libras.

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este