El cine Prince Charles en Londres está contratando a “ninjas” voluntarios para que los ayuden a regular el buen comportamiento entre el público. El término “ninja” se utiliza libremente aquí, ya que son realmente acomodadores disfrazados en trajes negros, pero es sin duda una interesante manera de mantener la paz.

Los llamados ninjas son cinéfilos comunes que están de acuerdo en hacer “guardia” en las proyecciones a cambio de acceso gratuito. Al detectar a una persona hablando, enviando mensajes de texto, tirando palomitas de maíz, pateando los asientos, o cualquier otro tipo de comportamiento grosero, se acercan sigilosamente para darles una advertencia y seguramente un buen susto.
Aunque el programa pueda parecer absurdo a primera vista, en cierto modo tiene sentido. El problema no es sólo que algunos espectadores son idiotas, regularmente las personas alrededor son reacias en enfrentar dicho comportamiento inapropiado de forma directa. Tener un pequeño ejército de ninjas dedicado a llamar la atención a esta gente parece ser una manera ordenada y entretenida de resolver este molesto problema, y todo esto sin costo adicional… ahora falta esperar a que los cines del resto del mundo se contagien con esta idea…
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este