Un delfín fue encontrado en Sanniang Bay, en el sur de la ciudad china Qinzhou, nadando en el mar con su bebé. Cuando un barco de turistas se acercó, los turistas a bordo se dieron cuenta de que el bebé delfín ya estaba muerto.

La cría tenía un corte largo en su vientre. Se cree que podría haber sido hecha por una hélice de barco, ya que la zona está dominada por las embarcaciones de observación de delfines.

“El pequeño delfín estaba muerto por dos o tres días, pero su madre aún se quedó con él y lo llevó día y noche, lo que conmovió a todos nosotros y a los turistas”, dijo Su, un pescador de la zona. “Al igual que los seres humanos, los delfines también tienen sentimientos. El amor de una madre es noble y conmovedor. “

Este incidente se ha sumado a lo que investigadores ya han declarado, especulando que los delfines no sólo lloran, sino que también de alguna manera son conscientes de su propia mortalidad.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este