Los mendigos en un festival religioso en Nanchang, el sur de China, han recibido la orden de permanecer en jaulas de metal especialmente construidos para ellos, o corren el riesgo de ser retirados de la ciudad, en un intento por evitar que acosen a los visitantes.

China es un país donde muchísimas personas se dedican a la mendicidad, y como en cualquier parte del mundo, es muy molesto ser perturbado constantemente por diversas personas pidiendo dinero, pero lo que estos organizadores chinos hicieron es un poco extremo.

Según un funcionario de Nanchang, en los últimos años el número de mendigos ha aumentado hasta tal punto que los visitantes de los templos se sienten acosados por personas rogando un poco de dinero, así que este año, para asegurarse de que todos visitantes del festival pudieran estar tranquilos, decidieron separar a los cientos de mendigos en pequeñas jaulas de metal, alrededor del recinto. La gente todavía puede dar donaciones si lo desean, pero sin ser seguidos por todas partes.

Los organizadores señalaron que los mendigos de este zoológico humano entraron en sus jaulas voluntariamente y que nadie está obligándolos a mendigar para vivir… “Los mendigos están muy cómodos en sus jaulas, la gente les da alimentos y agua como regalo. En cierta manera es mejor para ellos no tener que buscar un lugar privado en las transitadas calles”, dijeron los organizadores del festival.”Los mendigos pueden salir cuando quieran, pero tienen que salir de la ciudad también, no pueden ingresar a la feria”, añadieron.

Como se puede imaginar, esta forma inusual de mantener a raya a los mendigos atrajo la ira de los activistas de los derechos humanos. “Quieren que la gente crea que en la región no hay gente pobre, pero los ponen acá como si fueran un espectáculo? Estas personas necesitan ayuda, no se les debe permitir encerrarlos en jaulas, estas personas también son seres humanos”, dijo uno, mientras que otro comentó:” Ellos están siendo tratando como animales de zoológico ¿Qué tendrán que hacer a continuación, trucos para poder recibir alimentos? Esto no es más que humillación pública! “

Los organizadores mantienen que la medida fue tomada por su propio bien. Muchos visitantes del festival de Nanchang dijeron estar horrorizados al ver a los mendigos extender sus manos a través de las barras de metal. Informan que las jaulas son tan pequeñas que los adultos ni siquiera pueden ponerse de pie en ellas, pero a juzgar por las fotos, tan solo están siendo separados de los asistentes del festival por una verja de metal.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este